Reforestación: para qué sirve y por qué deben hacerla las empresas

La reforestación y la importancia de que las empresas la realicen

  • Impacto ambiental

Un grave problema ambiental de nuestro tiempo es la desertificación: es decir, la pérdida de suelo fértil y productivo. Para mitigarlo, es necesario llevar a cabo acciones de reforestación que permiten mantener la vida en el suelo y que mantengan el flujo vital del ciclo del agua (Iberdrola, 2021). Pero, ¿en qué consiste exactamente esta práctica? Y, ¿por qué es esencial que las empresas se comprometan con ella? Aquí te lo explicamos.

 

¿Qué implica la reforestación?

 

Consiste en repoblar zonas deforestadas para recuperar bosques que fueron talados e intervenidos en un pasado reciente. Ante la pérdida de grandes masas forestales, necesarias para absorber CO2, generar oxígeno y regular el clima en la tierra, se realizan plantaciones masivas de árboles nuevos. Así se evita la pérdida de ecosistemas y se frenan el cambio climático y el deterioro del planeta (Iberdrola, 2021).

 

¿Cómo se lleva a cabo?

 

En primer lugar hay que realizar un estudio del suelo (profundidad, textura, fertilidad), el tipo de población del ecosistema (fauna y flora) y el clima (porque es indispensable que haya humedad) (Iberdrola, 2021).

 

Es importante elegir adecuadamente las especies repobladoras. Lo más conveniente es optar por autóctonas, pero también pueden incluirse especies introducidas de crecimiento rápido. Por supuesto, siempre que sean compatibles con el suelo y el clima. El germoplasma forestal debe ser de buena calidad. Además, es recomendable que el vivero de donde procedan los árboles esté cerca (Ecured, s.f.; Iberdrola, 2021; Sánchez, 2020).

 

Después hay que optar por un método de plantación: preparar el terreno y elegir las herramientas y la técnica menos invasiva. Además, hay que considerar la cobertura y altura de las plantas, para que no se perjudiquen entre ellas durante el crecimiento (Iberdrola, 2021).

 

Por último, hay que hacer un plan de seguimiento, mantenimiento y protección, para defender al bosque reforestado de posibles enfermedades, plagas, incendios o talas ilegales (Iberdrola, 2021).

 

Sus objetivos

 

A continuación presentamos, con detalle, algunos propósitos que tienen las actividades de reforestación (Ecured, s.f.; Eos, 2021; Sánchez, 2020).

 

  • Rejuvenecer bosques con ejemplares envejecidos.
  • Regenerar un área tras una catástrofe natural (por ejemplo, un incendio…) o el deterioro por actividades humanas.
  • Proporcionar un hábitat a diversas comunidades.
  • Restablecer la biodiversidad y mantener el equilibrio del ecosistema.
  • Reducir el nivel de CO2.
  • Cuidar la salud de las personas.
  • Producir plantas y construir viveros.
  • Identificar y frenar el avance de las dunas de arena
  • Ofrecer servicios ambientales como son tener especies para alimento o medicinales.
  • Restaurar un área tras una cosecha de madera comercial.
  • Mejorar el desempeño de la cuenca hidrográfica, protegiendo al suelo de la erosión.
  • Crear barreras contra el viento para proteger los cultivos.
  • Construir espacios de bienestar a las comunidades

 

Los beneficios y la importancia de la reforestación para las empresas

 

Además de su evidente beneficio ambiental, es una actividad que genera cohesión de equipo, crea buen clima de trabajo, combate el estrés y las emociones negativas. Además, es buena acción de responsabilidad social empresarial (Off Business, 2020).

 

Una empresa puede colaborar con la reforestación de diversas maneras:

  • Utilizando en sus procesos de producción madera certificada FSC (Forest Stewardship Council). Esta garantiza que proviene de una gestión forestal sostenible.
  • Organizar salidas como equipo para trabajar en el terreno.
  • Apoyar a quienes tienen prácticas voluntarias de reforestación.
  • Contribuir económicamente. Dependiendo del aporte que se haga, se puede plantar o cuidar parte de un bosque, o financiar por completo un proyecto.
  • Equilibrar su propio impacto ambiental, plantando tantos árboles como sean necesarios para minimizar el resultado de su huella de carbono (Off Business, 2020).

 

Buenas prácticas de Alquería

 

Alquería se ha adherido al acuerdo “Cero Deforestación”. Así se compromete a trabajar con sus ganaderos proveedores en planes de trabajo que reduzcan las actividades de deforestación y sus impactos en los territorios. Adicionalmente, en el marco del Plan Vaca Madrina, se pretende disminuir la presión sobre el bosque seco tropical. Para ello lleva a cabo programas de reforestación en las fincas. También ayuda al mejoramiento del uso del suelo, lo que permitiría restaurar 15 mil hectáreas (TFA, 2021).

 

Por otra parte, la compañía lleva a cabo “sembratones”. Por ejemplo, en octubre de 2021, con su programa Voluntarios en Acción, reunió a 35 voluntarios para realizar dos jornadas de siembra de árboles. Estas fueron en Palmira y en el Páramo de Guerrero en Zipaquirá. Durante las dos jornadas, se sembraron más de 550 árboles, con diferentes aliados estratégicos como el Ejército Nacional, la CAR, el CVC y los ganaderos de las regiones (Redexpertos, 2021).

 

En definitiva, la relevancia de la reforestación se explica por el papel de los árboles. Como decíamos, estos previenen la erosión o desertificación, y protegen a los edificios y campos del viento. Además, en ríos o costas estabilizan la zona. También son hábitats para especies, producen oxígeno, y atrapan y eliminan contaminación. Disminuyen el efecto invernadero, conservan el agua y frenan corrientes de aguas torrenciales (EOS, 2021).

 

Las empresas tienen un rol fundamental en el compromiso con la reforestación. Por un lado, teniendo en cuenta su importancia en la extracción de materias primas y sus procesos industriales; por otro, convirtiéndola en parte de su programa de responsabilidad social corporativa.

 

 

Bibliografía

 

Otros programas