Eficiencia energética: qué es y cómo aplicarla en una empresa

Eficiencia energética empresarial: cálculo e implementación

  • Impacto ambiental

La eficiencia energética es un factor esencial para el cuidado del medio ambiente. De ahí que cada día sea más importante y cada vez más organizaciones se preocupen por implementarla en sus procesos productivos, para ofrecer sus productos y servicios consumiendo la menor cantidad posible de energía. Así, la meta de las principales economías es mejorar anualmente un 3 % su uso de energías primarias hasta 2030 (Banco Mundial, 2021).

 

Eficiencia energética: qué es y su importancia para las empresas

 

Se trata de optimizar el consumo de energía alcanzando, al mismo tiempo, un nivel satisfactorio de servicio y confort. Este concepto aplica tanto a viviendas particulares como a condominios, centros comerciales, fábricas, empresas y cualquier otra instalación que demande consumo de energía.

 

La eficiencia energética es crucial para cualquier organización. El ahorro de energía no solo las beneficia económicamente, reduciendo la factura eléctrica. También ayuda a crear procesos productivos más sostenibles y a proyectar una imagen de empresa con un propósito de impacto positivo para el medio ambiente y en la comunidad. Estos son otros de sus beneficios (Repsol, 2022):

 

  • Aumenta la competitividad en el mercado.
  • Refuerza el compromiso de los trabajadores.
  • Mejora la logística y el abastecimiento de materias primas.
  • Reduce la huella de carbono por la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Apoya la innovación tecnológica y los desarrollos en inteligencia artificial.
  • Permite una mejor gestión de los recursos renovables y no renovables necesarios para la producción.

 

Cómo calcular y aplicar la eficiencia energética

 

El cálculo del uso inteligente de la energía se realiza en base a normas internacionales. Las más utilizadas son el IPMVP (International Performance Measurement and Verification Protocol) y la ISO 50001. Estos sistemas calculan el consumo energético de la industria en relación con su producción.

 

Más allá de estos indicadores, cualquier empresa puede implementar acciones específicas para mejorar su eficiencia energética:

 

Mejorar el aislamiento térmico

 

La climatización de espacios con sistemas de calefacción y refrigeración es muy perjudicial para el planeta. Los aires acondicionados, las estufas y otras tecnologías no solo consumen una gran cantidad de recursos. También emiten dióxido de carbono y otros gases hacia la atmósfera, afectando la capa de ozono.

 

Sin embargo, hay formas mucho más inteligentes de mantener los interiores a una temperatura agradable. Una de ellas es el aislamiento térmico; es decir, mejorar las condiciones de una construcción para que no sufra la influencia de la temperatura exterior. Por ejemplo, con:

 

  • Pintura aislante térmica en los techos.
  • Ventanas de doble vidrio.
  • Paredes revestidas con materiales aislantes como poliestireno expandido, yeso laminado, poliuretano y lana mineral.

 

Reemplazar equipos de alto consumo energético

 

Para disfrutar de una gran eficiencia energética y ahorrar recursos de todo tipo, primero es necesario invertir. Todas las industrias deberían renovar periódicamente sus equipos y maquinarias. El equipamiento viejo o defectuoso consume mucha más energía y ralentiza la producción. Lo mismo si no están etiquetados con un buen rendimiento.

 

Utilizar energías limpias

 

Este es uno de los principales factores para reducir las emisiones a la atmósfera de gases y mitigar los impactos del cambio climático. Resulta crucial reemplazar la energía basada en hidrocarburos, que genera emisiones de CO2, por energías renovables y con cero emisiones. Estas son inagotables y no producen residuos ni emanaciones tóxicas. Incluye las siguientes energías:

 

  • Solar
  • Eólica
  • Mareomotriz
  • Hidráulica
  • Geotérmica
  • De biomasa

 

Corregir los procesos productivos para una eficiencia energética

 

Es necesario revisar todas las fases de producción para verificar el rendimiento en cada una de ellas. Las empresas deben considerar el ciclo de vida de la energía para aprovecharlo al máximo en todos los eslabones de la cadena productiva. Así se generan menos residuos, mientras se mantienen los estándares de calidad esperados.

 

Hoy en día, muchas empresas se preocupan por mantener buenas prácticas en el uso de la energía. Un ejemplo es Alquería, que lleva más de 60 años fabricando productos lácteos en Colombia.

 

Aprovechar las horas de luz solar

 

Es fundamental llevar adelante la mayor parte de la jornada laboral o productiva durante las horas de sol. Esto permite aprovechar la luz natural para iluminación, climatización e incluso generación de energía.

 

Cuando se deba trabajar con luz artificial, siempre es preferible utilizar lámparas LED que permiten ahorrar energía eléctrica. También podemos reducir el brillo de las pantallas en todos los dispositivos y trabajar cerca de una ventana.

 

La conservación del medio ambiente y el cuidado del planeta están en nuestras manos. Tomar estas medidas para aumentar la eficiencia energética es responsabilidad de todos, ya se trate de la empresa o del hogar de cada uno.

 

 

Bibliografía

 

Otros programas